Fedrigoni

Paper Box

“Teníamos que llevarlo a producción para saber si funcionaría. El diseño en pantalla ayuda hasta cierto punto”. El estudio Graphic Thought Facility de Londres ha ideado y diseñado la minimalista y al mismo tiempo maximalista Paper Box para Fedrigoni.

Por John L. Walters

Hay un aforismo atribuido a Albert Einstein que dice: “Todo debe hacerse tan simple como sea posible, pero no más”. Esta idea encaja bien con la nueva Paper Box de Fedrigoni, una caja de libros con muestrarios de papeles. Diseñada por el studio londinense Graphic Thought Facility (GTF), Paper Box es un muestrario de papeles Fedrigoni sin precedente, una proeza de diseño, impresión y producción contenida, pero discretamente espectacular. Desde un punto de vista, es una sencilla herramienta que todo diseñador, impresor y especificador desearía tener.

Vista desde otro ángulo, es un objeto de diseño exquisito, un obelisco negro agradablemente pesado que podría convertirse en un icono de diseño minimalista en cualquier sesión de fotos de moda. Y, aun así, es también maximalista y “completista”. Los tres muestrarios contenidos en la funda (o caja) exterior de color negro mate contienen muestras de todos los papeles blancos no estucados, de todos los papeles de color no estucados y de todos los papeles estucados (de color y blancos) de la extensa gama de papeles fabricados por Fedrigoni en Italia. Paper Box es todo lo simple que puede ser, pero no más. Para los que han seguido el trabajo de GTF desde principios de la década de 1990, el estudio parece perfecto para este trabajo. Con Paul Neale, Andy Stevens y Huw Morgan a la cabeza, los diseños de GTF siempre han reflejado un marcado gusto discreto por los materiales usados en sectores como las bellas artes, museos, comercio minorista, señalética y publicaciones de bellas artes. No obstante, este es el primer encargo de GTF para una empresa papelera, y el estudio ha abordado el trabajo con su diligencia y esmero habituales. Paper Box es el primero de una serie de productos nuevos que están diseñando para Fedrigoni y que incluyen muestrarios, carteles y una imaginativa librería de imágenes. El encargo de Paper Box surgió de la necesidad de Fedrigoni de poder ofrecer un producto único que estuviera al alcance de cualquiera que tome decisiones sobre el papel, sin importar en qué lugar del mundo esté. Los anteriores muestrarios presentaban gamas de papel sueltas, solían dirigirse a los clientes en diferentes lenguajes gráficos o incluían contenido específico dirigido a sectores o culturas particulares. El enfoque de GTF evita cualquier “empuje” o influencia creativa en favor de la practicidad y la utilidad. La tarea de mostrar cómo se comportan las diferentes gamas y gramajes al imprimir texto o imágenes corre a cargo de unamplio conjunto de carteles y de la librería de imágenes, como se explicará más adelante. Un libro en una caja Desde el principio, en GTF decidieron crear Paper Box como si fuera un libro (algo que valoras y guardas) en lugar de un elemento de marketing efímero. Pidieron una hoja de cada uno de los tipos de papel para poder empezar a trabajar con los materiales. “La primera maqueta se construyó con un libro viejo que llevaba tiempo en nuestras estanterías”, explica Paul Neale de GTF. “Lo llevamos a una imprenta local y les pedimos que lo guillotinaran en tres partes. Luego hicimos unas pruebas de encolado y encuadernado”.

Neale explica que la herramienta de diseño más útil para elaborar Paper Box fue el programa de hojas de cálculo Excel, que él y el diseñador de GTF Alexander Ecob utilizaron para organizar todos los papeles Fedrigoni en tres libros con lomos de 62,5 mm de ancho que encajaban perfectamente en la caja. encajaban perfectamente en la caja. “Hay bastantes matemáticas involucradas”, explica Neale. “En esto, Alex fue el rey de las hojas de cálculo”. Mientras que la mitad del tiempo la dedicaron a la selección de papeles, la otra mitad la tomaron para crear modelos de los muestrarios. “Teníamos que llevarlo a producción para saber si funcionaría”, explica Neal. “El diseño en pantalla ayuda hasta cierto punto”. El equipo de GTF era consciente de que los muestrarios existen para vender la materia prima y que el diseño tenía que ser contenido y simple. Eligieron la tipografía Forma (una fuente de palo seco de 1968 diseñada por un equipo de destacados diseñadores para la fundición italiana Nebiolo) por sus “líneas fuertes y formas gruesas”. La caja Paper Box se ha fabricado en cartón de núcleo negro revestido en el exterior con Imitlin Fiandra Nero de 125 g/m2. Neale y Stevens de GTF llevan tiempo usando Imitlin en sus proyectos. “Es uno de nuestros materiales de revestimiento de cubiertas de confianza preferidos”, cuenta Neale. “No solo es robusto, sino que se nota robusto”. Los diseñadores aprecian el hecho de que este papel lleve en la colección de Fedrigoni al menos cinco décadas. A fin de ayudar a promocionar Paper Box, GTF ha creado, en colaboración con Kristian Andrews de Studio AKA, una breve animación que muestra la belleza y utilidad del libro. El videoclip de 25 segundos está acompañado de una cautivadora banda sonora percusiva que el compositor Dave Pape creó a partir del sonido producido al pasar páginas, una genialidad de marketing digital para un producto analógico y decididamente táctil.

Unas imágenes de ensueño

Para complementar Paper Box, que se centra en la materialidad de toda la gama de papeles Fedrigoni, GTF también recibió el encargo de crear una librería de imágenes. Su objetivo es mostrar de qué maneras pueden imprimirse distintas imágenes, texturas y diseños en diferentes papeles. “Si tengo un papel blanco no estucado, ¿qué tengo que demostrar?”, pregunta Neale de forma retórica. Mediante un conjuntode imágenes consistente, la librería de imágenes muestra a los especificadores de papeles cómo se reproducen las imágenes en multitud de papeles al usar las distintas técnicas de impresión, como la litografía, la impresión ultravioleta o la impresión digital Indigo. Neale explica: “Combinamos la idea de una escalera con tiras de control de color de impresión para elaborar una familia de escaleras que podemos usar para fotografía, además de ampliarlo a la ilustración y otras representaciones gráficas”.

GTF evitó el diseño computarizado en favor de la creación de una escalera de tamaño real con tiras de colores que funcionaría como tarjeta de control al calibrar la reproducción, y la colocaron en un decorado tridimensional con paredes y una ventana. También fabricaron una maqueta del decorado, que facilitó la creación de numerosas variantes (paisajes vistos a través de la ventana, objetos geométricos, manos, barajas de cartas, un gato y gotas de pintura en 3D flotando en el espacio, junto con numerosas variaciones de escaleras de diferentes colores y tamaños). El resultado es una atractiva serie de imágenes basadas en la forma y el contorno de una escalera. El símbolo de la escalera aparece en todos los productos Fedrigoni, forma parte del emblema de la empresa y es un símbolo de Verona que se remonta al siglo XIII. Estas imágenes evocan el surrealismo y el estilo italiano, una fusión de ensueño de Giorgio de Chirico y el Grupo Memphis con un guiño al Renacimiento. Las imágenes de prueba pueden utilizarse para mostrar cómo cambian las imágenes al imprimirlas en papeles de color o no estucados y los efectos de la sobreimpresión, usando fotografías, ilustraciones, dibujos, texturas y patrones.

El equipo de GTF no tenía ninguna intención de imponer sus gustos a los consumidores de papel, que pueden proceder de culturas y tradiciones estilísticas muy diferentes. Una serie de carteles Sirio serigrafiados ofrece a los consumidores la oportunidad de veruna mezcla de imagen, tinta y papeles de colores en combinaciones diferentes, mientras que los muestrarios de Sirio muestran cómo se comportan los papelesen las litografías.

Las instrucciones de Fedrigoni han confirmado el entusiasmo de GTF por los papeles que promociona el diseño de su Paper Box. Lo que más gustó a GTF de su trabajo con la empresa fue la naturaleza vertical del negocio: fabrican el papel y lo venden. Neale cuenta: “Hemos tenidos problemas con vendedores que de repente han cambiado de fábrica papelera o con otros que han cambiado la fórmula del papel sin avisar. En Fedrigoni llevan décadas fabricando ellos mismos los papeles en sus fábricas papeleras. Esta continuidad es la razón por la cual nosotros, como usuarios, seguimos con ellos a lo largo del tiempo”.

BACK